Las conversaciones filtradas de Kaddafi (1ra parte)

Al-Jazeera obtuvo miles de conversaciones interceptadas de Moammar Kaddafi, su ayudante Tayeb el-Safi y el Primer Ministro Al-Baghdadi al-Mahmoudi durante la revolución en Libia. Las escuchas revelan el funcionamiento interno del gobierno libio, sus percepciones sobre la revolución, el manejo de la crisis, y la decisión de cometer crímenes para suprimir las protestas. A continuación, les presento una selección de las conversaciones filtradas más relevantes y el contexto.

El 15 de febrero de 2011, cuando comenzaban las protestas contra el gobierno libio, el-Safi las describe como “un complot político organizado en toda Libia”. Evalúa que son unas 20 personas y que no tienen apoyo. Tras la protesta organizada masiva del 17 de febrero, el-Safi nota por primera vez que esto es algo distinto: “El asunto está tomando un giro equivocado. Esta gente son combatientes entrenados y reclutados”. Para el gobierno libio, el dilema es el siguiente:

Kaddafi: la policía debería ir allí y rodearlos, pero no lastimarlos.

El-Safi: sí.

Kaddafi: creo que una confrontación esta noche sería equivocado. Debemos confrontarlos con fuerza y violencia, o no enfrentarlos en absoluto. Pero una confrontación débil sólo hará que la gente simpatice con ellos.

Más tarde el líder libio cambia de opinión, llama a el-Safi: “¡Incluso están cantando contra el líder! [Kaddafi]“, anuncia que atacarán con la guardia revolucionaria. En otra comunicación el-Safi anuncia que comenzó la preparación de las fuerzas armadas y de seguridad, “es a vida o muerte. Sin conceciones. Sólo se puede morir una vez”.

Kaddafi describe a los manifestantes como personas “con barba larga, organizados, sus slogans son agresivos. No son sobre reformas o desarrollo ni nada similar”. El-Safi estima que son unos 600, y le dice al jefe de inteligencia Abdullah al-Senussi “es mejor si los eliminamos temprano”. Desde estos primeros días, el gobierno libio se decide eliminar a los opositores.

En la última semana de febrero el CNT se había organizado como el principal grupo opositor en Benghazi.

El-Safi: insistí que [las fuerzas militares] deben ir [a Benghazi].

Senussi: pregúntale a los manifestantes si Benghazi es importante para ellos, porque si es necesario usaremos todo nuestro poder para aplastarlos. Enfrentaremos a cualquiera con la fuerza.

El-Safi: Abdullah, dile al líder que debemos controlar Benghazi. Que no se escape. Dile que usaremos la fuerza. Estarán asustados y se quedarán en sus agujeros [en Benghazi].

Esos mismos días se escuchan las primeras señales de crímenes de guerra:

Kaddafi: ten cuidado de apoyarlos [a los de Benghazi]. No les envíes dinero ni comida. Déjalos que mueran de hambre y sufran.

El-Safi: mejor decimos que tenemos alimentos para ellos, pero que no podemos alcanzarlos [por la insurgencia].

Kaddafi: entonces no podemos alcanzarlos?

El-Safi: sí.

Primera semana de marzo. Enfrentamientos en Brega, primeros bombardeos de Misurata. Reportes de sublevación en una base aérea. En una comunicación se escucha a Saif al-Islam, hijo de Kaddafi, dando órdenes militares para “liquidarlos”. Se deduce que no es sólo un administrativo, sino que tiene a su cargo parte de las fuerzas armadas que están cometiendo crímenes. Por esta razón, fue incluído en el pedido de captura de la Corte Penal Internacional.

La semana siguiente en la comunidad internacional se debatía la intervención. Kaddafi ordena una nueva táctica criminal: “Quiero provocación. El pueblo debe tomar las calles. Aplastá esos perros, y deciles “ustedes traidores traerán a los británicos””. Al mismo tiempo se lo escucha sorprendido por una deserción de alto nivel:

Kaddafi: puedes creer lo de Mubarak al-Shamekh?

El-Safi: está loco.

Gaddafi: es el presidente del Congreso General del Pueblo, una posición más allá de lo que podría soñar. ¿Qué más podría querer?

El-Safi: te juro, está loco. Perdió la cabeza.

Kaddafi: Lo entendería si él fuera un monarquista, un rico, de la Hermandad Musulmana, un infiel, o un fascista. Pero no él.

El-Safi: él estaba en al-Hurra, el canal de televisión de la inteligencia norteamericana. Qué vergüenza.

Kaddafi: ¿Dónde quedaron las ideas de Nasser? ¿Dónde quedó el espíritu revolucionario? ¿Dónde quedaron el nacionalismo árabe, la liberación de Palestina y la unidad árabe?

En la próxima parte, la reacción de Kaddafi a la resolución 1973 del Consejo de Seguridad estableciendo una zona de exclusión aérea y sus tácticas de engaño a los medios de comunicación.

About these ads
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: