Archivos en la Categoría: Irán

Negociación de Argentina con Irán por AMIA

El lunes tuvo lugar la primera reunión entre funcionarios de Argentina e Irán en Ginebra con el objetivo de encontrar un “marco jurídico común” para resolver el conflicto bilateral causado por la investigación del ataque terrorista contra la AMIA en 1994.

La decisión argentina de negociar con Irán fue revelada en septiembre de 2012 y rompe con la posición inflexible previa, que insistía en la entrega para enjuiciamiento de 8 ciudadanos iraníes, tres de ellos funcionarios de alto nivel. La nueva estrategia del gobierno argentino fue recibida negativamente por la AMIA, DAIA, Estado de Israel, pero también por un número considerable de políticos y analistas argentinos.

La intransigencia (demandar la entrega de funcionarios iraníes) era la estrategia más sencilla e inefectiva para Argentina: a 6 años de la emisión de capturas internacionales para los acusados iraníes, ninguno fue entregado ni existe posibilidad de que ocurra, ya que el gobierno de Irán niega responsabilidad y rechaza las conclusiones arribadas por la fiscalía. Ante la falta de resultados, Argentina decidió adoptar una política de engagement (compromiso), basándose en una distinción de posiciones e intereses.

Posiciones vs intereses

La posición consiste en una demanda que considero necesaria para resolver un conflicto. Es mi propuesta para resolverlo, es el medio para satisfacer mi necesidad. Esa necesidad es el interés. Plantear un conflicto en torno a las posiciones lleva a posturas rígidas que imposibilitan la negociación y excluyen alternativas para alcanzar los intereses.

Teniendo en cuenta el cuadro, se puede entender la estrategia argentina como un abandono de posición para perseguir el interés. La justicia incluso puede alcanzarse con ayuda internacional y juicio en un tercer país, opción imposible si se plantea el conflicto desde las posiciones.

Estas alternativas no son inviables. Por ejemplo una comisión internacional investigó el asesinato de Benazir Bhutto en Pakistán y confeccionó un informe satisfactorio; en Líbano se estableció un Tribunal Especial para investigar a los responsables del asesinato de Rafik Hariri y juzgarlos (tras años de investigación, el juicio comenzará en marzo de 2013). Argentina misma contribuyó financieramente a la formación de este último tribunal.

Consecuencias

Al comprometerse en diálogo con Irán, el gobierno argentino demuestra una actitud proactiva en la búsqueda de justicia y predisposición a aceptar alternativas para juzgar a los responsables. Así elimina los dos argumentos que Irán utilizó durante años para evitar un juicio.

La reacción del gobierno de Irán determinará cuáles son sus intereses, hasta ahora conocidos sólo por quienes toman decisiones en el régimen. Si acepta el diálogo y se embarca en una propuesta concreta (como pidió la presidenta Cristina Fernández), significa que Irán está comprometido, en alguna medida, a buscar justicia o al menos limpiar su imagen. Si no lo hace, sabremos que su verdadero interés es la impunidad.

Lo más probable es que se de una mezcla de esas dos situaciones. Irán aceptará el diálogo, pero lo utilizará como táctica para evadir una solución concreta. La misma estrategia que siguió cuando negoció con el P5+1 por el plan nuclear, cuando retrasó las negociaciones con situaciones y excusas tan absurdas que acabaron demostrando a la comunidad internacional que Irán no actuaba de buena fe. Como consecuencia se le impuso un régimen de sanciones draconiano, como el mundo no había experimentado en décadas. Otros posibles intereses iraníes para negociar con Argentina son romper el aislamiento internacional y evadir sanciones, sobre todo si se tiene en cuenta que Argentina será miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en 2013 y 2014.

Recomendaciones

El acercamiento con Irán no será sencillo. Es un régimen escurridizo que evadió sanciones internacionales y llevó a cabo actos nefandos con impunidad durante las últimas tres décadas. Como se explicó anteriormente, tiene experiencia en negociaciones y strategias  prolongadas. Argentina debe tener en cuenta el historial de Irán para evitar ser arrastrada a su juego.

Los negociadores iraníes a menudo utilizaron tácticas consideradas sucias en los entornos más variados. Llegan horas tarde, cambian horario, día e incluso lugar de reunión como estrategia de desgaste. Suelen incluir otros temas, llevan negociaciones compuestas, abarcativas. Intentan obtener el máximo en cada negociación, pero también lo utilizan para evaluar la voluntad del otro negociador y evitar el compromiso. Han alegado malentendidos técnicos para deshacer acuerdos parciales. Enviaron a negociar funcionarios sin autoridad para sellar compromisos.

Por esto Argentina deberá tener paciencia, permanecer enfocado, saber marcar una línea roja para evitar negociaciones indefinidas, determinar estándares en común, asegurarse el grado de autoridad de los interlocutores. Al mismo tiempo debe reformar su política de comunicación: explicar con claridad ante el público local y el mundo qué objetivo tiene el engagement diplomático con Irán. Dejar en claro que busca alternativas para alcanzar la justicia pero no a cualquier costo.

Ahmadinejad en Latinoamérica

El Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad visita América Latina por sexta vez.

La gira latinoamericana de Ahmadinejad debe entenderse en un contexto de extremo aislamiento internacional, tanto económico como político. Debido a las sanciones internacionales por el plan nuclear, Irán atraviesa dificultades económicas severas, principalmente la depreciación del rial, pero también la degradación de relaciones financieras y comerciales con China, así como con la reducción de la dependencia de petróleo iraní por parte de Seúl y Tokio1, sumado a la posibilidad de sanciones europeas a la industria petrolera.

Mahmoud Ahmadinejad encuentra en Latinoamérica a cuatro países que lo reciben y al hacerlo le permiten jactarse de que no sólo puede romper el aislamiento, sino que puede hacerlo en Latinoamérica; algo particularmente agravante para Estados Unidos, cuya tradición diplomática desarrolló una visión hemisférica de la región.

Los países que recibirán a Ahmadinejad son Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador. Con Venezuela y Ecuador, Irán firmará o ratificará algunos proyectos de desarrollo de escala pequeña o mediana. En Nicaragua asistirá a la reasunción de Daniel Ortega y gestionará la condonación de la deuda de US$ 150 millones que el país tiene con Irán. En Cuba no se ha especificado la agenda, ni se ha confirmado si se reunirá con Fidel Castro; cabe recordar que Castro criticó a Ahmadinejad por la repetida negación del Holocausto2. A diferencia de la gira anterior, Brasil ni siquiera fue sondeado para una posible visita, una señal de que la conexión Teherán-Brasilia se ha enfriado; es que si bien la Presidente Dilma Rousseff fue ambivalente en la cuestión nuclear, sí denunció repetidamente la situación de derechos humanos en Irán.3

Evidentemente el lucro económico que Irán puede obtener de estos cuatro países es pequeño; lo que busca la visita es un beneficio político, pues todos ellos coinciden en oponerse -por distintas razones- a Estados Unidos y autoproclamarse “anti-imperialistas”. Mientras Hugo Chávez, Daniel Ortega, Raúl Castro y Rafael Correa reforzarán su discurso de autonomía latinoamericana, Ahmadinejad estará enviando un mensaje cruzado: por un lado de desafío a la comunidad internacional, por el otro, un mensaje al frente interno, sus detractores iraníes, para demostrar que el país no está aislado.

Un pasado común

En los 1980s Daniel Ortega formó parte del Frente Sandinista de Liberación Nacional, caracterizado por reformas radicales de carácter marxista-leninista. Como respuesta, Estados Unidos financió y armó a través de varios medios a rebeldes, reunidos bajo el nombre de “Contras”. Un aspecto menos conocido de este conflicto es el financimiento que Arabia Saudita proporcionó a los Contras.

Robert McFarlane, consejero de seguridad nacional de Ronald Reagan, pidió al Rey Fahd de Arabia Saudita que financie a los Contras, ya que debido a restricciones legislativas Estados Unidos no podía hacerlo. Durante meses, la familia real de Arabia Saudita depositó un millón de dólares en una cuenta bancaria de los Contras en Islas Caimán por mes. No es que los saudíes tuvieran interés en la contrarrevolución, de hecho ni sabían dónde quedaba Nicaragua; simplemente lo hacían como favor hacia Estados Unidos4.

Aunque la visita actual de Ahmadinejad tenga otros objetivos y contexto, no deja de ser curioso que la histórica rivalidad de Medio Oriente se mantenga en Latinoamérica: Irán-Nicaragua vs Arabia Saudita-EEUU.

Agenda de Mahmoud Ahmadinejad

  • 8 de enero: arribo a Venezuela.
  • 9 de enero: reunión Ahmadinejad-Chávez
  • 10 de enero: arribo a Nicaragua, asistencia a la reasunción de Ortega.
  • 11 de enero: arribo a Cuba, reunión con Raúl Castro.
  • 12 de enero: arribo a Ecuador, reunión con Correa.
  • 14 de enero: arribo a Guatemala para la asunción de Otto Pérez Molina (no confirmado)

1. Financial Times, Seoul and Tokyo seek to ease Iran oil ties, 05/01/2012
2. BBC Mundo, Fidel Castro a Ahmadinejad: “El Holocausto no se puede negar”, 08/09/2010
3. Estadão, Frieza do Brasil afasta Ahmadinejad, 08/01/2012
4. Steve Coll, The Bin Ladens (Penguin Books, 2008), p.10

Dos películas

Les quería comentar dos películas relacionadas con Irán que vi recientemente

The stoning of Soraya M. (2008)

The stoning of Soraya M.

Zahra y Soraya

Basado en una historia real. Cuenta la historia de Soraya Manutchehri, cuyo marido quiere dejarla para casarse con una chica de 14 años. Como no desea mantener ambas familias, busca que Soraya acepte el divorcio en condiciones desfavorables; ante la negativa, él inventa un caso de adulterio para deshacerse de ella.

La tía Zahra, viuda, la protege a través de toda la película. Tras el apedreamiento de Soraya, se queda con la tutela de las dos hijas. Cuando el periodista francés, Freidoune Sahebjam visita la aldea el día posterior al apedreamiento, Zahra le cuenta la historia de Soraya; Sahebjam la publica en el libro “La Femme Lapidée” (1990).

Como película, por momentos puede parecer lenta, pero lo importante es la trama. El punto fuerte es la ambientación, el Irán rural, las costumbres, y poder ver cómo se arma un “juicio” por adulterio, los preparativos y el rito del apredreamiento mismo (advertencia: imágenes explícitas).

La casa de arena y niebla (2003)

La casa de arena y niebla

Mr Behrani e hijo Esmail

Massoud Amir Behrani es un Coronel del ejército del Shah (y aparentemente miembro del SAVAK) que escapa con su familia a EEUU tras la Revolución Islámica. Viven por sobre su nivel económico durante años para poder pagarle los estudios a la hija y casarla con una buena familia, y pronto deberán pagar la universidad del hijo Esmail. Para superar la deuda, Mr Behrani tiene 2 trabajos: es obrero de día y atiende un minimarket de noche, pero viste elegantes trajes y da apariencia de empresario para no humillar a su familia.

Behrani compra una casa de remate y la refacciona para poder venderla al cuádruple del precio, con la diferencia pagar las deudas y volver a comprar otra casa donde asentarse finalmente. Este estilo de vida le molesta a su esposa Nadi que no quiere “vivir como gitanos” perdiendo pertenencias en cada mudanza, pero Behrani dice que debe “trabajar como árabe” para pagar las deudas.

La dueña anterior de la casa rematada quiere recuperarla y acosa a la familia de Behrani. Un policía que la ayuda los amenaza con deportarlos, una idea que atormenta a la familia del Coronel porque serían fusilados si vuelven a Irán. Presentada la situación, la película gira en torno a la disputa por la casa.

Drama intensamente interpretado por el consagrado Ben Kingsley y la actriz americana-iraní Shohreh Aghdashloo. Se combina la cultura familiar iraní con la importancia de la casa propia en EEUU (o como dice el historiador Niall Ferguson, “house owning democracy”). Elementos de la cultura iraní nos aguardan en cada escena.

Una película muy recomendada que hará llorar hasta al más duro. Con justicia, la review en la revista Rolling Stone advierte: “prepárese para una destrucción emocional”.

El plan de Obama para Irán

Recomiendo leer el artículo de The Economist sobre la estrategia de Estados Unidos para Irán. Si se ven todos los elementos en contexto, veremos un incremento de presión a Irán enmarcado en una política de manual:

  1. Obama abre el diálogo directo para demostrar que no es el agresor. En gran medida, hoy se cree que si Irán no dialoga con el P5+1 es porque no quiere.
  2. Política de no proliferación nuclear, empezando por la reducción de cabezas nucleares de EEUU y Rusia, y la conferencia de revisión del NPT.
  3. Resetear la situación con Rusia. Una vez que Rusia se une a EEUU contra Irán, es más fácil convencer a China.
  4. Escalada de sanciones en todos los frentes: Consejo de Seguridad, Canadá, Estados Unidos, Unión Europea, Australia.

En un año y medio de Presidencia de Obama, el éxito diplomático más grande fue separar a Rusia de Irán, al punto que suspendió la venta de los sistemas misiles anti-aéreos y aprobó las Resoluciones contra Irán en el Consejo de Seguridad.

¿Pelea entre al-Qaeda y los talibanes?

Hay nuevos reportes de peleas entre al-Qaeda (AQ) y los talibanes. EEUU y Pakistán están presionando a al-Qaeda militarmente, y como AQ se mueve entre talibanes, estos últimos reciben buena parte del daño colateral. La reacción lógica del talibán es alejarse de AQ; y es aún más entendible si se tiene en cuenta que la ideología de los talibanes afganos está en el extremo opuesto a la de al-Qaeda. Sin embargo, una dificultad para la separación es que al-Qaeda se instaló en las tribus con casamientos mixtos y compartiendo negocios.

Una buena práctica para EEUU sería que deje de atacar con drones a aquellos talibanes que se separan de al-Qaeda, para marcar un contraste con aquellos que no lo hacen; incentivarlos a mantenerse alejados y entregarlos.

Lo interesante de al-Qaeda a la fuga es a dónde irá. Egipto, Arabia Saudita, Siria y Jordania tienen tolerancia cero con al-Qaeda; el salafismo del norte de Líbano no es amigable, y peor, es hogar de Takfir ual-Hijra, el grupo que intentó asesinar a Osama bin Laden. Volver a Sudan no parece posible, el Sur es casi independiente, hay presencia internacional, y Omar al-Bashir firmó un acuerdo con el Movimiento Justicia e Igualdad -autor de “El libro negro”, documento que “re-edité hace unos meses-, y tratan de organizar unas elecciones en Darfur. Quedan Yemen -donde AQ ya se estuvo instalando- y Somalia -donde Shabab controla el sur del país-; ambos estados proveen el entorno disfuncional que AQ necesita. Espero que no elijan Eritrea, aunque su alianza con Shabab parece ser más estratégica que ideológica.

Pero a la hora de dejar Pakistán, Reuters analiza otro impedimento:

Si miembros de al-Qaeda se van, ¿qué rutas toman? ¿Via Karachi? La ciudad portuaria paquistaní se estaría volviendo un punto de tránsito menos seguro, dado que ambos, el Mullah Baradar y el operativo de al-Qaeda, fueron arrestados allí. Una alternativa sería ir a través de Irán, aumentando la intrigante posibilidad de que Teherán obtenga la clave para los intereses americanos al arrestarlos en camino.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores