Category Archives: Jordania

¿Todos los caminos llevan a Jerusalem?

Hoy les quiero comentar sobre una de las construcciones discursivas sobre el conflicto palestino-israelí. En una entrevista de Davos 2010, el Rey de Jordania Abdullah II dice:

Hoy, Irán se está poniendo como defensor de la causa palestina. Varios días atrás, Osama bin Laden en su mensaje a los Estados Unidos subrayó el sufrimiento de los palestinos. La injusticia que se siente sobre el pueblo palestino permite a otros actores estatales y no estatales tomar el rol de defensor de los palestinos. Si resolvemos este problema, entonces creo que podemos descompromir todos los otros puntos de presión dentro del Medio Oriente.

Leer entrevista completa [transcripción pdf]

El argumento sugiere que todos los problemas de Medio Oriente tienen origen en el conflicto palestino-israelí. Abdullah II va aún más lejos, y dice que si resolvieran ese problema, Irán no gastaría dinero en programas nucleares y militares.

Esta no es la primera vez que el Rey de Jordania hace uso de ese discurso. Por ejemplo, el 26 de abril de 2009, en MSNBC Meet the Press: “Siempre habrá un área de inestabilidad que nos cueste a todos, a no ser que resolvamos el tema central, el desafío árabe-israelí”. Aquella vez, incluso dijo que “la plataforma de al-Qaeda es la difícil situación de los palestinos en Jerusalem bajo ocupación”.

Los hechos

Es difícil establecer una conexión entre el problema palestino y el programa nuclear iraní como lo hace el discurso de Abdullah II. La cuestión palestina ni siquiera es relevante en la negociación entre P5+1 e Irán. Si sólo quieren desarrollar energía nuclear -como dicen los iraníes- la conexión tiene menos sentido. Porque un plan de energía nuclear ya estaba en camino en 1974, cuando Irán e Israel tenían buenas relaciones.

El argumento del “miedo a Israel” que pueda sentir Irán tampoco tiene sentido. Porque a pesar de no reconocerlo como Estado, Irán rara vez fue amenazado militarmente por Israel antes de 2002. En cambio, la mayor tensión proviene del desarrollo vigoroso del plan nuclear en los últimos 8 años. Y si Abdullah II se refería a Hezbollah, las acciones contra Israel del grupo financiado por Irán amenazan directamente a Líbano y Siria, no a Irán.

Con respecto a al-Qaeda (AQ). La plataforma de AQ no tiene origen en el conflicto árabe-israelí, sino en el saudita-iraquí, la invasión soviética de Afganistán y una ola de extremismo religioso en la región a fines de 1970 -entre otras causas-. Si hiciéramos un ranking, los primeros mensajes de AQ ubicaban la cuestión palestina en una 4ta o 5ta posición, y a partir de 2002, en una 3ra o 2da. La cuestión palestina nunca fue la cimiente de AQ, y su ascenso en la lista de prioridades se debe a que AQ descubrió la popularidad del tema. El hecho de que cada vez más grupos takfiris utilicen la cuestión palestina, se debe al fenómeno de hibridización ideológica; es decir, lo utilizan como herramienta de reclutamiento, no como origen de sus motivaciones. Por último, AQ se refiere generalmente a los judíos e Israel independientemente de su trato hacia los palestinos.

El discurso

Expuse que la argumentación es débil y errónea en varios niveles. El discurso parece diseñado como una cuestión emotiva, es una visión populista de la región. Pero a la hora de resolver problemas, el Rey mismo no lo cree; así se evidencia en el Mensaje de Amán, auspiciado por Abdullah II. En las más de 100 páginas, compuestas por artículos, conferencias, declaraciones y fatwas, no aparece ni una referencia a Israel o los palestinos.

La construcción discursiva de Abdullah II magnifica la importancia del conflicto palestino-israelí. Poniéndolo detrás de cualquier conflicto, razona que primero debe resolverse ése para poder resolver el resto. Refleja -tal vez inconscientemente- las prioridades de Jordania. Dado que limita con Palestina, su primer interés es tener la frontera estable (recordemos que este discurso apareció luego de resolver los problemas de la frontera iraquí y siria). Otra razón para aumentar la importancia, es la amenaza demográfica que posan los palestinos en Jordania, o incluso la corriente política que iguala a los palestinos con los jordanos. También entra en consideración la llamada “Opción jordana”, en la que el reinado se hace cargo de la Ribera Occidental. A esta última Abdullah II la rechaza: “lo único que lograría es reemplazar el ejército israelí por el ejército jordano. Los palestinos no quieren eso”.

La retórica sirve también para postergar la modernización y democratización de los países árabes. Es una forma de poner las expectativas de la gente en una meta lejana, casi inalcanzable, para desviar la atención de las injusticias locales. Ellos no ven sus problemas resueltos “por culpa de Israel”, y crece su frustración y resentimiento hacia la cuestión palestina. En ese ambiente, el extremismo encuentra su lugar. Otra consecuencia es que las personas empiezan realmente a ver la cuestión palestina como el origen de todos los males, abandonando la atención de otros problemas. Esto reafirma la visión de Abdullah II, cerrando un ciclo de retroalimentación.

Si bien es cierto que el tema palestino es una cuestión emocional con gran alcance en las masas árabes, esto no quiere decir que las personas dependan de la resolución de ese conflicto. Y si se llegó a este punto, es porque líderes árabes -como Abdullah II- insisten desde sus discursos con la desposesión palestina. Se hace depender a la región de un conflicto difícil de resolver, se lo globaliza.

El discurso de Abdullah II es peligroso en su manejo de masas y prioridades políticas. Otros países autocráticos podrían adoptarlo. La noción de que detrás de cada problema está Israel es un vicio de marginales círculos anti-judíos, que mediante la construcción discursiva del Rey de Jordania corre el riesgo de infectar las visiones “moderadas”.

Dos entrevistas: Abdullah II y Ahmadinejad

  • Abdullah II, Rey de Jordania [MSNBC]

En esta entrevista Abdullah II intenta introducir un concepto: todos los problemas del Medio Oriente (y más allá) tienen origen en el conflicto palestino-israelí. Según él, la situación de Pakistán, Afganistán y al-Qaeda también tienen bases en la cuestión palestina.

MR. GREGORY:  But, but isn’t–doesn’t that suggest, and he seems to be suggesting that that’s not the case; that if you just solve this problem that somehow al-Qaeda goes away, isn’t that fantasy?

KING ABDULLAH II:  Well, well, but what, what is al-Qaeda’s platform is, is, is the, the plight of the Palestinians in Jerusalem under occupation.

Me sorprende de Abdullah II tal concepción. La plataforma no tiene origen en el conflicto árabe-israelí, sino en el saudita-iraquí, la invasión soviética de Afganistán y una ola de extremismo religioso en la región a fines de 1970 -entre otras causas-. Al-Qaeda rara vez se refiere a Israel, la mayoría de las veces que lo ha hecho fue después de 2004. Por otro lado, Osama bin Laden considera a los judíos como enemigos del Islam, sin tener en cuenta la situación de los palestinos.

  • Mahmoud Ahmadinejad, Presidente de Irán [ABC 1, 2]

Otra entrevista con los argumentos son los de siempre. Mahmoud Ahmadinejad dice que aceptaría al Estado de Israel si los palestinos así lo deciden. Le tengo que decir que los palestinos ya adoptaron hace años la solución de los dos Estados. Firmaron varios acuerdos internacionales en esa dirección, siendo el último la “Hoja de ruta para la paz”, que fue ratificada por el Parlamento israelí. La solución de los dos Estados también cuenta con niveles altísimos (+70%) de aprobación en los palestinos e israelíes.

El Príncipe que no quería ser Rey

Navegando encontré este artículo de Clarín sobre el Rey de Jordania, Abdullah II. En los últimos meses de vida del Rey Hussein, el príncipe Abdullah parecía el menos indicado para suceder al padre. Abdullah II, era el Príncipe que no quería ser Rey. Y justamente por eso su padre lo eligió. No tenía ambiciones, era inteligente y podría lograr consenso en la Corte Real (bastante agitada por esos años).

Hasta entonces había sido el mayor general de las fuerzas especiales jordanas y comandante de misiones dificiles y arriesgadas, para las que se había preparado en la academia militar de Sandhurst, en el Royal Staff College en Gran Bretaña, y en academias de los EE.UU. Piloto, buzo y paracaidista, el joven príncipe era pura acción y fuerza. Su nuevo rol implicaba buscar consenso, ganarse la confianza de la sociedad y las fuerzas armadas, poner en marcha negociaciones de paz con Israel y sumergirse en soluciones domésticas. […] La mayor amenaza era el fundamentalismo…

Bonus+: Una entrevista del Rey Abdullah II de Jordania para Clarín. También habla sobre su plan nuclear.

Jordania: rey y reina

Dos entrevistas de la pareja real jordana.

La primera del Rey Abdullah II de Jordania. En una entrevista con periódico El País, cuenta que se siente pesimista:

P: Diplomáticos israelíes aseguran que están hartos de propuestas y mediaciones. Me han comentado sin tapujos que no desean más visitas de ministros de Exteriores. No parecen muy dispuestos a conseguir avances antes de fin de año.

R: Ésta es la cuestión. Por primera vez me siento un pesimista. Y sigo manteniendo que soy uno de los líderes más optimistas de Oriente Próximo. Israel tiene que decidir si quiere ser en el futuro una fortaleza o comprometerse con el mundo árabe y musulmán. Un tercio de Naciones Unidas no tiene relaciones con Israel. Ésta no es una relación sana con la comunidad internacional. Los israelíes no consideran el mañana. Creo que en lugar de pensar en el presente y en el temor que sienten, que hace brotar inmediatamente el asunto de la seguridad, deberían mirar al futuro.

Sobre el auge del islamismo plantea que éste tiene lugar en el subdesarrollo. El extremismo islámico ocupa los espacios vacíos.

P: ¿Están preocupados en Jordania por el auge del islamismo en Egipto, Palestina o Líbano?

R: No, porque en Jordania estamos avanzando en el desarrollo económico y social, en la creación de empleo y en la lucha contra la pobreza. Necesitamos apoyo de Europa, porque cuanto más fuerte sea la clase media que construimos más estable será el país. El extremismo tiene éxito por la pobreza y la frustración. Pero en el aspecto político, si no resolvemos el problema capital de Oriente Próximo, el conflicto árabe-israelí, que es el que más pasiones despierta, los extremistas siempre tendrán una base para reclutar a jóvenes frustrados.

La segunda entrevista es de la Reina Rania de Jordania con Fareed Zakaria. El analista también le pregunta sobre el auge islamista en la región. Sobre las mujeres:

ZAKARIA: But we see all over the Muslim world women choosing a more traditional form of dress. So, for instance, the first time I went to the Middle East in the early ’70s, you’d find women, frankly, dressed as you are. And now you go to Cairo or to Amman and you see more and more of the chador or the veil.

There is a kind of conservatism and religiosity that has taken grip in the Muslim world.

QUEEN RANIA: Again, I think it has more to do with the cultural aspects, with the political climate, with the economic climate, with the social situation in those countries.

A lot of women feel the pressure to dress in a certain way …

ZAKARIA: Why?

QUEEN RANIA: … because that’s what society — that’s what society pressures.

I mean, again, you know, political leaders sometimes, who have certain agendas and justify them through Islam, put pressure on women to dress in a particular way. Sometimes it’s not their own choosing. And sometimes they just feel embarrassed not to be dressed in that particular way.

So, I think we need to look at it deeper. It’s not a matter of just religion, because Islam has been around for a very long time. Why is it that we’re suddenly seeing this rise, as you’re saying, in conservative practice?

For me it has much more to do with the environment in the Arab world rather than the religion itself.

Hablando sobre el velo, Rania cuenta que ha sido muy criticada por no utilizarlo. “I have nothing against the veil. And I think that wrongly, many in the West look at the veil as a symbol of oppression. Now, as long as a woman chooses to wear the veil, because that’s her belief and because of her own — that’s a personal relationship with God, so she should be free to dress in whichever way she wants”.

En esto último estoy de acuerdo. El velo no puede ser considerado un símbolo de opresión, ya que pertenece al ámbito personal religioso. Mientras las mujeres que lo utilizan lo hagan porque quieren y no porque estén obligadas, debemos comprender su uso como el de tantos otros símbolos en el mundo.

La entrevista con Rania es muy interesante, y se habla generalmente del aspecto social del extremismo, islam y la mujer. En cuanto al terrorismo, sigue la línea de su marido: “Well, in my mind, the success of Hamas has been a result of the failure of the international community to deliver to the Palestinian people. In my mind, their success has been a result of the sense of hopelessness and helplessness of the Palestinian people. […] I don’t think people by nature are extremists. You will never find a population of extremists. Extremists have existed throughout the centuries on all religions. And what happens is, extremists start to have more leverage when the situation is bad”. Leer entrevista completa.

Jordania: padre e hijo

Dos del Reino Hashemita de Jordania.

Hijo. El Rey Abdullah II de Jordania denominó al nuevo jefe de la Corte Real. [Kuwait Times, AFP]. El elegido es Nasser Lawzi, conservador, ex ministro, y actual presidente de Aerolínea Real Jordana.

El cargo es el tercero más importante del país, luego del Rey y el Primer Ministro.

Lawzi reemplaza al liberal Bassem Awadallah, reformista, privatizador, pero que no tenía en cuenta las posibles tensiones tribales en su agenda. Awadallah renunció (parece que forzozamente) el lunes pasado.

Padre. A propósito de dos biografías del difunto Rey Hussein de Jordania (padre de Abdullah II) que salieron recientemente, New York Times publicó un artículo sobre este personaje de Medio Oriente:

When Hussein succeeded his mentally ill father he inherited an impoverished kingdom at the heart of a chronically unstable political earthquake zone. Between then and his death he saw many of the world’s most dangerous crises erupt on his doorstep, in Israel, Egypt, Syria, Lebanon and Iraq. Geography made Jordan an important player. Shlaim and Ashton show how skillfully its ruler played his hand.

The British were the first to discover that the new king was unwilling to behave as the pliant tool of Western powers in order to keep his crown. He was an autocrat but also saw himself as an Arab nationalist. The Jordanian Army had been built up by the British general John Bagot Glubb, who was viewed by foreigners and Jordanians alike as the power behind the throne. In 1956 the young king suddenly sacked this important figure, giving Glubb at first just two hours to leave the country. “Hussein’s broad political reason for dismissing Glubb,” Shlaim remarks, “stemmed from his fear that if he did not place himself at the head of the nationalist movement, he would be overwhelmed by it.”

Leer artículo completo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores