Category Archives: Pakistán

Espadas de Medio Oriente

Al-Qaeda nombró a un líder interino: Saif al-Adel. Según Benom Benotman, ex-compañero de Osama bin Laden y Saif al-Adel, dice que el nombramiento es para calmar la ansiedad que existe en los círculos jihadistas. Están preparando el camino para el nombramiento de Ayman al-Zawahiri, quien fue número dos de al-Qaeda todo el tiempo.

Pero lo que nos ocupa en este post, son los nombres de dos espadas mencionadas a menudo en Medio Oriente: Saif y Zulfiqar.

Saif (سيف) significa generalmente espada en árabe, aunque a veces puede significar cuchillo/a. La saif es una espada de una hoja curva, con filo simple. Está asociada a lo árabe/sunni y aparece en varias metáforas para representar la fuerza de. También es un nombre: los hijos de Kaddafi por ejemplo, Saif al-Islam y Saif al-Arab serían Espada del Islam y Espada árabe, respectivamente. El líder interino de al-Qaeda, Saif al-Adel sería Espada justa.

La otra espada de Medio Oriente es la Zulfiqar (ذوالفقار). Ésta es una espada también curva, pero la hoja tiene la punta bifurcada. Sería la espada opuesta a la saif, ya que está largamente asociada al shiismo. La zulfiqar más famosa es la que poseía Alí, primo de Mohammed. En la tradición shiita duodecimana, esa misma zulfiqar le fue legada a Muhammad al-Mahdi, el doceavo imam que regresará. Zulfiqar también es un nombre, en Pakistán es más común que en otros países. Por ejemplo, el padre de Benazir Bhutto se llamaba Zulfiqar Alí Bhutto a pesar de ser sunni. La familia Bhutto tiene una herencia shiita, que los opositores han utilizado para descalificarlos; por eso el padre, solía omitir su primer nombre y llamarse simplemente Alí Bhutto.

Notas sobre la muerte de OBL

En forma de breves notas, comparto con ustedes algunos comentarios sobre el tema del momento: la muerte de Osama bin Laden (OBL).

***

En YouTube se puede ver el video de un niño, vecino de OBL, que se hizo amigo de sus hijos y visitó varias veces su casa. Dice que OBL tenía 2 esposas, 1 árabe y otra que hablaba urdu (uno de los idiomas oficiales de Pakistán). De ser cierto, esto reafirma la teoría del guerrillero accidental que describí en enero de 2010. Según esa teoría, al-Qaeda se asienta en un lugar y se mezcla con los locales mediante negocios y casamientos, en este caso, parece que OBL tomó una esposa pakistaní. Luego exporta violencia, y cuando es atacado, es percibido como un agravio no sólo contra al-Qaeda, sino contra la comunidad toda.

***

El entierro de OBL en el mar creó un debate entre especialistas del mundo islámico. Según lo que se sabe, el rito que recibió el cuerpo de OBL es el de un musulmán normal, no el de un mártir/héroe (que requiere lavado y ropa de entierro distintos). La dignidad con la que es tratado el cadáver se constituye en un poderoso mensaje hacia el mundo musulmán sobre los valores de EEUU. Aquellos que descreen de esto, tomarán el entierro en el mar como el “último golpe al orgullo musulmán”. En los foros de extremistas islámicos, recuerdan todavía el trato a los cuerpos de Saddam Hussein y Abu Musab al-Zarqawi como una humillación.

***

Al-Qaeda Central recibió un golpe importante, pero no está acabo, menos aún lo están las franquicias de al-Qaeda que crecieron en los últimos años. Se creía que OBL estaba semi-retirado de la actividad, y que su mano derecha, Ayman al-Zawahiri se encargaba de los temas operacionales. Zawahiri es el número 2 de la organización y debería suceder a OBL, sin embargo su personalidad no es popular entre los militantes. En los foros es muy criticado, y cuenta con la reputación de ser una persona más despiadada y menos estratégica que OBL. Además, Zawahiri -extraordinariamente- tiene más enemigos que el mismo OBL: participó como militante en conflictos internos de Egipto, Yemen, Rusia, y por último de Afganistán; ganándose a todos estos Estados de enemigos, más aquellos que lo buscan por su actividad en al-Qaeda. Debajo del número 2 hay una difusa serie de jefes operativos, que se empiezan a mezclar con los talibanes, tanto afganos como pakistaníes. En otras palabras, no existe un número 3.

ACTUALIZACIÓN 08/05/2011

***

Las contradicciones entre ministros, militares y el Presidente de Pakistán sobre la participación del paísen en la operación, demuestran que sigue vigente la puja de poder entre las fuerzas armadas y el gobierno civil. Finalmente, todos los sectores están confluyendo en la irrelevancia (u obstáculo) de Pakistán en la captura de OBL. Ahora, la pelea se centra en el rol que desean atribuírse las facciones: complicidad con OBL o absoluta inoperancia para descubrirlo en su propio territorio.

***

La información obtenida en las computadoras de OBL me obliga a dos conclusiones personales. La primera es una autocrítica: contrario a lo que yo pensaba, OBL seguía bastante activo en la planificación de ataques y liderazgo estratégico de al-Qaeda.

La segunda conclusión es la confirmación del análisis que vine haciendo en Oriente Miedo sobre Somalia y Yemen. Ahora sabemos que el rol OBL en esos dos países era mayor al atribuído generalmente. En este blog, advertí que Shabab en Somalia [1, 2] y al-Qaeda en la Península Arábiga, Yemen [1, 2], estaba siguiendo la misma estrategia de integración que el grupo de OBL siguió en Afganistán en los 1990s.

***

¿Cómo es posible que ningún vecino haya notado que OBL estaba en su barrio? Si bien las familias no urbanas de Pakistán acostumbran a participar en los eventos sociales con un fuerte sentido de comunidad que propicia el conocimiento de todos los miembros, también es común que gente rica pase los últimos años de su vida en un retiro tranquilo, casi recluído de su entorno, esta “privacidad social” también es respetada irrestrictamente. La tradición del Pakistán rural, está maravillosamente retratada en el libro de cuentos Other rooms, other wonders, cuya review hice el año pasado.

Otros libros recomendados para comprender la dinámica de esa región son “The accidental guerrilla” de David Kilcullen y “Ghost wars” de Steve Coll.

Wikileaks sobre Pakistán

Ya estarán al tanto del tema Wikileaks. Más allá de las anécdotas, como el botox de Kadaffi, creo que algunos cables son relevantes y nos permiten entender con qué intensidad sienten los países con respecto a algunos temas. Por ejemplo, sabíamos que Arabia Saudita estaba incómoda con el plan nuclear iraní, pero no sabíamos que se había ofrecido para desestabilizar el gobierno durante las protestas de las últimas elecciones, ni que fuera tan insistente con atacar militarmente a Irán; o que Qatar tenía una visión tan favorable del gobierno de Israel por “buscar la paz a pesar de Hamas y Hezbollah”. Sobre la relación del mundo árabe con Irán, este artículo de El País es de lectura obligada: “Detener a Irán a cualquier precio”. Ahora, tres cables sobre Pakistán que me llamaron la atención:

Seguridad de las armas nucleares

La embajadora americana en Islamabad dice que su preocupación “no es que un grupo islamista robe una bomba sino más bien la posibilidad de que alguien que trabaje en las instalaciones del Gobierno de Pakistán pudiera gradualmente sacar clandestinamente suficiente material para fabricar una bomba”. Hace un año, acá habíamos comentado que el problema no es el talibán, sino el mismo ejército, dado que es difícil -o imposible- que un grupo de talibanes robe un arma nuclear, la ensamble con sus detonadores y medios de entrega, y las utilice. Hay entre 120.000 y 130.000 personas directamente involucradas en el programa nuclear pakistaní y no se puede asegurar la lealtad de todos ellos. La declaración de la embajadora también demuestra la disociación que hay entre el discurso y la acción, en público se relaciona la seguridad nuclear con el talibán, y en privado se reconoce que el problema es el ejército.

Relaciones Pakistán-Israel

En este cable, el Director General del servicio de inteligencia (ISI) de Pakistán, Ahmad Shuja Pasha, comenta que compartió con India información para frustrar ataques terroristas, y que “mantiene contacto directo con los israelíes por posibles atentados sobre blancos israelíes en India”.

Drones en Pakistán

Además de revelar la presencia de fuerzas especiales estadounidenses dentro de Pakistán para capturar militantes, un cable confirma lo que se suponía: que Pakistán permite que Estados Unidos utilice drones en su territorio. El Primer Ministro Yousef Raza Gilani comenta sobre los ataques con drones: “No me importa si lo hacen, siempre y cuando ataquen a las personas correctas. Protestaremos en la Asamblea Nacional y luego lo ignoraremos”; marcando de nuevo, la separación entre discurso y acción.

Tríada de gobierno tribal

Revisando el libro “Accidental guerrilla“, redescubrí el diagrama de la tríada de gobierno tribal de los pashtuns, que creo cobra mayor relevancia a medida que la guerra de Afganistán llega a su fin. Así que compartiré los diagramas y haré una breve explicación del tema.

La distribución del poder en las tribus pashtunas es informal y basada en la tradición. Este sistema de poder está compuesto por tres pilares:

  1. Jirga, asamblea de ancianos/sabios tribales que delibera y toma decisiones colectivas.
  2. Mullah, cabeza del establishment religioso (o ulema shura).
  3. Representante o intermediario del gobierno, agente político aprobado por el gobierno central.

Esta organización puede ser comparada con la división de poderes de una república occidental: la jirga es el poder legislativo, el mullah y su establishment el judicial, y el representante de gobierno el ejecutivo. Este sistema es bastante igualitario, todos los que lo componen tienen igual autoridad y nadie le puede decir a otro individuo qué hacer. Excepto en caso de guerra, donde un líder temporario es designado por la jirga, un desarrollo excepcional similar al dictator romano.

Las acciones de los pilares están fuertemente limitadas por la opinión pública, que tiene la última palabra, por lo tanto actúan por consenso. La igualdad política se extiende a la vida social, los miembros de la tribu no se ven a sí mismos como seguidores de algún mullah, anciano tribal o representante, sino como miembros de una asociación libre.

La dinámica es la siguiente. La mayoría de la población tribal, los que no ocupan cargos en los tres poderes, ejercen un “rol inter-jerárquico” (concepto del antropólogo Max Gluckman). Se inclinan hacia algunos de los pilares para escalar socialmente y obtener beneficios. Cuando perciben que alguno de los pilares está ganando demasiado poder, se inclinan hacia otro poder para equilibrar y evitar la acumulación de poder.

 

Tríada de gobierno tribal

Tríada de gobierno tribal. Fuente: David Kilcullen, The accidental guerrilla (Scribe, 2009), p.80

 

Guerra, caos, corrupción e irrupción del movimiento talibán erosionan esta estructura de poder. Tradicionalmente, el mullah media entre tribus, facilita la resolución de conflictos, su poder proviene de estudios y habilidades interpersonales, pero no del linaje familiar, o ascendencia al Profeta (como el caso árabe). Es una persona respetada, pero de bajo nivel social.

El movimiento talibán otorga al mullah un poder mayor al que tenía. Con apoyo militar y económico, el mullah pasa a ubicarse por encima de los otros dos pilares, crea una red clientelear que genera disputas entre los líderes tribales y desplaza al representante de gobierno. El mullah, antes un simple intermediario, se convierte en comandante.

 

Tríada de gobierno tribal interrumpida

Tríada de gobierno tribal interrumpida. Fuente: David Kilcullen, The accidental guerrilla (Scribe, 2009), p.82

 

Con terror e intimidación, el mullah se eleva en el sistema. Los líderes tribales pierden influencia; se dividen entre aquellos favorecidos por el mullah, y aquellos perjudicados. Estos últimos formarán una oposición al talibán que puede aliarse con la OTAN y el gobierno central. El representante de gobierno, es eliminado o reemplazado por otro del talibán. La población que ejercía el rol inter-jerárquico, está intimidada por las reglas sociales del talibán y sólo tiene dos opciones: inclinarse a la estructura infiltrada/reemplazada por el talibán o unirse a los tribales opositores, lo que significa guerra.

Uno de los efectos de las intervenciones soviética, talibana, americana, afgana, pakistan en territorio pashtun a ambos lados de la línea de Durand, es el desplazamiento de población. Los desplazados perdieron contacto con su linaje y no tienen lugar en otras tribus. Los desplazados toman al movimiento talibán como su propia tribu, ellos componen las milicias permanentes que intervienen apoyando a los mullahs que inician el proceso de erosión de la organización de poder tribal.

Fuente:
David Kilcullen, The accidental guerrilla (Victoria, Australia: Scribe, 2009), p.77-87
Max Gluckman, Inter-hierarchical roles: professional and party ethics in tribal areas in South and Central Africa, en M.J. Swartz (editor), Local level politics: social and cultural perspectives (Chicago: Aldine, 1998)

Inundaciones en Pakistán

Me sorprende (o no…) el escaso interés de la gente y los medios sobre las inundaciones en Pakistán. Es unas de las tragedias climáticas más importantes de las últimas décadas, tanto que -según Naciones Unidas- el número de afectados supera al del tsunami del Océano Índico 2004, terremoto en Cachemira 2005 y el terremoto de Haití 2010, sumados.

La ayuda a los afectados no debe ser vista sólo como acción humanitaria, sino como contribución a la seguridad. La lucha contra el talibán pakistaní puede ser vista como una competencia entre administraciones: el Estado pakistaní y el contra-Estado talibán competirían para ver quién satisface mejor las necesidades de la gente. Si Pakistán no hace lo suficiente para atender a los desplazados, los talibanes ocuparán ese lugar y ganarán apoyo allí.

Otra consecuencia es que el talibán pakistaní tendrá tiempo para reagruparse, ya que venía bastante golpeado.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores