Archivos en la Categoría: Pakistán

In other rooms, other wonders

"Other rooms, other wonders".- Daniyal Mueenuddin

"Other rooms, other wonders".- Daniyal Mueenuddin

Por tres cosas matamos: Tierra, mujeres y oro (ہر قاتل دی اک  جر: زن، زمین، زر, har qatl di e jar: zan, zamin, zar); es el proverbio punjabe que da inicio al libro “In other rooms, other wonders”, de Daniyal Mueenuddin.

En esta colección de 8 cuentos, Mueenuddin retrata la sociedad casi feudal del Punjab rural. Ocho historias cuya única relación entre sí es que todas ocurren en alguna de las propiedades de la prominente familia encabezada por el terrateniente K. K. Harouni.

Escrito desde la cultura punjab, el libro nos sorprende -a nosotros, los no pakistaníes- con la particular forma de ver el mundo que tienen los personajes. “Other rooms, other wonders” revela la pobreza material y subjetiva que ocultan los habitantes de aquellas granjas tan bien trabajadas y agradables a la vista. Aquí no hay finales felices: los personajes ven escapar su vida con impotencia, luchan por sobrevivir día a día y mueren en la miseria. Incluso los ricos se esfuerzan para estabilizar su vida de pareja, romper la imposición familiar y mantener el poder cuando muere el padre de familia. Las emociones de los protagonistas se degeneran tan rápido que pueden pasar de sentirse indigentes a dichosos, luego concluir que son meros siervos del terrateniente y no son dignos de tanta dicha, para finalmente conformarse con lo poco que tienen hasta el fin de sus días. Tener un cofre con flores y dupattas, comprar una moto, ver por la noche la televisión mientras se toma el té, pueden ser los máximos logros de los sirvientes. Los ricos pueden caer en desgracia, y los pobres, también.

Daniyal Mueenuddin escribe con elegancia, en un florido inglés clásico que intercala con palabras de la cultura pakistaní en urdu. Sus personajes evolucionan inesperadamente, y son capaces de decir mucho con sutilezas. Entre humor y tragedia, “Other rooms other wonders” describe parte de la sociedad pakistaní con realismo, maravillosamente escrito e increíblemente triste. Recomendado. 8/10.

Lectura adicional:

Página oficial (contiene algunos de los cuentos)
Review/ensayo de Daisy Rockwell: “The reluctant feudalist”.

Maestros de la diplomacia

En una seguidilla de gestos para aumentar la confianza entre India y Pakistán, el Primer Ministro indio Manmohan Singh le envió 20 kgs de mangos Alphonso (uno de los mejores del mundo) a su par pakistaní Yousuf Reza Gilani.

Uno de los comentaristas, Majid Sheikh, aporta un dato interesante: en Pakistán los primeros mangos se cosechan casualmente en la ciudad natal de Gilani.

Pero los mangos en Pakistán también tienen su lado oscuro. Una de las conspiraciones más difundidas sobre la muerte del Presidente pakistaní Zia ul-Haq (1988) indica que una caja de mangos fue cargada con explosivos que detonaron en el avión que lo llevaba, causando el accidente fatal.

Sobre el atentado frustrado de Nueva York

Ayer se encontró en Nueva York un auto con un dispotivio aparentemente explosivo (garrafas, relojes, pirotecnia, conectados con cables). Por ahora EEUU lo maneja como “potencial ataque terrorista”, y el Talibán pakistaní dice que lo hizo en retribución a los dos líderes de al-Qaeda muertos en Iraq hace una semana.

Más allá de los detalles prematuros, el atentado frustrado demuestra lo difícil que es ejecutar un ataque terrorista, sobre todo en Estados Unidos. Como indica Leah Farrel (analista de contra-terrorismo de la Policía Federal Australiana), utilizar explosivos es mucho más difícil de lo que la gente imagina. Si bien es fácil encontrar manuales sobre explosivos en internet, conseguir los explosivos y el armado son tareas complicadas. Además, una cosa es utilizar explosivos, y otra diferente es armar dispositivos explosivos, es en este último donde los terroristas tienen serios problemas. Es por eso, que en los campos de entrenamiento de al-Qaeda, el “curso” más largo es sobre armado de dispositivos explosivos (hasta dos años!).

De haber tenido éxito, se habría parecido al incidente del auto incendiado en Glasglow 2007, un dispositivo incendiario más que explosivo.

Me quedo con la frase del alcalde Michael Bloomberg sobre el dispositivo: “It looked amateurish”.

Informe sobre el asesinato de Benazir Bhutto

UN Report on Benazir Bhutto's death

Informe de la Comisión de Investigación sobre los hechos y circunstancias del asesinato de la ex-Primer Ministro Mohtarma Benazir Bhutto

Naciones Unidas publicó su investigación sobre el asesinato de la ex Primer Ministro pakistaní Benazir Bhutto. La investigación fue dirigida por Heraldo Muñoz, embajador chileno en Naciones Unidas, Marzuki Darusman, ex fiscal general de Indonesia, y Peter FitzGerald, comisionado de la policía irlandesa.

El equipo realizó más de 250 entrevistas, que incluyeron a oficiales pakistaníes, ciudadanos y extranjeros; también revisó “cientos” de documentos, videos, fotografías, etcétera. Si bien en declaraciones públicas el gobierno se mostraba reacio a cooperar, la comisión recibió “apoyo significante” del gobierno de Pakistán durante los 9 meses de investigación.

De acuerdo al reporte, el asesinato “se pudo haber prevenido si se hubieran tomado medidas de seguridad adecuadas”. Los responsables de la seguridad de Bhutto aquel día eran el gobierno federal, el gobierno de Punjab y la policía de Rawalpindi, “ninguna de estas entidades tomaron las medidas necesarias para responder a los riesgos de seguridad extraordinarios, recientes y urgentes que se sabía enfrentaba”. Preventivamente, el partido de Bhutto (Partido del Pueblo de Pakistán, PPP) proveyó seguridad extra compuesta por seguidores voluntarios; sin embargo ésta era pobre, inadecuada y sin liderazgo. Benazir Bhutto tampoco colaboraba a su seguridad, ella prefería exponerse a pesar de las amenazas, y consideraba que las recomendaciones de permenecer en lugares cerrados tenían motivaciones políticas.

El Presidente General Pervez Musharraf no hizo más que pasar las advertencias de seguridad al distrito correspondiente, aún sabiendo del fallido atentado contra Benazir en Karachi el 18 de octubre de 2007 (149 muertos, 402 heridos). Tres días después el Ministerio del Interior aumentó la seguridad de dos ex-Primer Ministros, pero no la de Benazir Bhutto.

El día del asesinato, 27 de diciembre de 2007, la policía de Rawalpindi dispuso una fuerza elite para que se despliegue alrededor de la caravana de Bhutto; la Comisión considera que esto nunca ocurrió, ningún miembro del entorno de Bhutto sabía de esta supuesta protección, y ninguna imagen acredita la presencia de las fuerzas de elite. Según la Policía se montó un operativo de 1.371 policías; analizando fotos y videos, la Comisión afirma que el número ni siquiera se acerca, y critica que el operativo estaba destinado a controlar la multitud, no a proteger la candidata. La policía prometió 4 vehículos que la escolten, en la práctica sólo hubo un auto que guiaba la caravana.

Benazir Bhutto recibió amenazas de varias fuentes: Al-Qaeda, Talibán, grupos jihadistas locales y “potencialmente de elementos en el establishment pakistaní”. El atacante disparó tres veces contra la candidata, entre el segundo y tercer disparo la dupatta de Benazir se sacude pero no está claro si se debe a un impacto; hasta hoy la dupatta está desaparecida. 1,6 segundos después del primer disparo, ocurre una explosión. Se determinó que la explosión que la mató fue detonada por un suicida de 15 años; nadie cree que este chico haya actuado solo. Benazir Bhutto fue llevada al hospital, donde murió. El jefe de policía de Rawalpindi prohibió que se le hiciera una autopsia para determinar la causa de muerte. Increíblemente, la caravana no notó que Bhutto fue impactada y siguió manejando 20 minutos hasta la casa del marido Ali Zardari; si se hubieran dado cuenta, deberían haber tomado un camino de emergencia previsto, el camino estaba bloqueado por autos estacionados.

Inmediatamente después del asesinato, “las acciones y omisiones” de la policía de Rawalpindi -como la limpieza de la escena del crimen- complicaron la recolección y preservación de pruebas, “infligieron un daño irreparable a la investigación”. Se rescataron 23 piezas de evidencia en un escenario que debería tener miles. Aún más, la investigación se vio “severamente obstaculizada” por agencias de inteligencia y otros oficiales del gobierno; ISI condujo su investigación paralela cuyos resultlados compartió parcial y selectivamente con la policía. La Comisión cree que los errores de investigación fueron cometidos deliberadamente, en parte porque temían la participación de los servicios de inteligencia pakistaníes.

El de Benazir Bhutto no es el primer asesinato político de Pakistán. El primer Primer Ministro Liaquat Ali Khan fue asesinado en 1951 en el mismo parque que la candidata. El padre Benazir, Zulfiqar Ali Bhutto, presidente de Pakistán (1971-1973) y Primer Ministro (1973-1977), fue depuesto en un golpe de Estado, juzgado por corrupción y ejecutado tras un dudoso proceso judicial. Quien lo depuso, General Zia ul Haq murió en un sospechoso accidente aéreo. Los hermanos de Benazir Shahnawaz y Murtaza fueron asesinados en Francia 1985 y Pakistán 1977 respectivamente. El líder nacionalista Baluchi Nawab Akbar Bugti (79 años) murió en una situación confusa durante una operación militar en 2006, y de la misma manera  otros tres líderes, incluído Ghulam Mohammed Baloch, en 2009. Ninguno fue esclarecido.

Descargar “Informe de la Comisión de Investigación sobre los hechos y circunstancias del asesinato de la ex-Primer Ministro Mohtarma Benazir Bhutto” (pdf).

La inoperancia del Pentágono; el gasoducto Bridas

Hace unos días se puso de moda hablar de “la crisis entre Israel y Estados Unidos” por un anuncio de construcción en Jerusalem del Este. La ridiculización a Joe Biden durante su visita a Israel fue el desacuerdo más ruidoso, pero es sólo uno más en la lista.

Personalmente, el que más me impactó fue el agravio del General David Petraeus a Israel, cuando -claramente excediendo su área de competencia- afirmó que la intransigencia israelí sobre el tema palestino cuesta vidas americanas en Iraq y Afganistán. El razonamiento de Petraeus no es más que una remake del discurso del rey jordano Abdullah II, el cual indica que detrás de todo problema de Medio Oriente está el conflicto palestino-israelí. Hace un mes desmitifiqué el discurso al exponer que no existe relación entre Israel y la violencia sectaria de Iraq, el plan nuclear de Irán, el terrorismo de al-Qaeda, o los talibanes; y advertí sobre el efecto contraproducente de éste.

Lo preocupante es que el discurso ahora provenga del General Petraeus, un hombre de peso en el sistema estadounidense. La nueva política se origina precisamente en el Pentágono, cuyos briefings ante varias instituciones ya contienen el mensaje de que Israel pone en peligro a la ocupación en Iraq y Afghanistán.

El Pentágono quiere ocultar su inoperancia culpando a la política israelí de alimentar los ataques contra tropas americanas en Iraq o Afganistán, haciendo lobby para modificar la política exterior de Estados Unidos hacia Israel, lo que resulta en disputas reales. La acusación de Petraeus y su lobby es absurda, “si Israel no fuera intransigente, el terrorismo en Líbano cesaría”, “si Israel tratara bien a los palestinos, la insurgencia iraquí no atacaría soldados americanos”, o “si Israel no tuviera tal proyecto de construcción en Jerusalem, una bomba hecha por talibanes no explotaría en Pakistán”. Si se asincerara, el lobby militar de Estados Unidos analizaría la verdadera causa que erosiona su imagen, que es el desmanejo de la guerra y el asesinato de miles de civiles en ataques con drones.

Chart comparing Muslim and American deaths in several conflicts since the 1980s. Researched by Stephen Walt.

Cuadro comparando muertes de musulmanes y americanos en varios conflictos desde 1980. Desde la fecha de confección, se pueden agregar cientos de civiles afganos y pakistaníes muertos por drones. Fuente: Foreign Policy, 1/12/2009, "How many Muslims has the US killed in the past 30 years?".

***

El gasoducto de Bridas en Turkmenistán, Afganistán y Pakistán

Siguiendo con el tema de Bridas y CNOOC, Fortuna publicó un mapa del gasoducto para rescatar el gas del desierto de Karakum, Turkmenistán y llevarlo hasta Pakistán a través de Afganistán:

Mapa del gasoducto de Bridas por Turkmenistán, Afganistán y Pakistán

Mapa del gasoducto de Bridas por Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. Fuente: Revista Fortuna No.355, 20/03/2010, p.37

Como vemos, el gasoducto pasaría por Herat, Kandahar, Quetta y Multan. La primera y última son ciudades relativamente estables. Kandahar es el corazón talibán, ex-capital del Emirato Islámico de Afganistán, y objetivo de la próxima gran ofensiva de las tropas estadounidenses. Quetta es una ciudad en un área tribal pashtún, donde se reúne el liderazgo del talibán afgano, incluído el Mullah Omar, desde allí dirigen la insurgencia de Afganistán.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores